EL SANTUARIO DE PACHACAMAC

DCIM\100MEDIA\DJI_0668.JPG

Hola amigos, en esta escapada les voy a comentar sobre el Santuario de Pachacamac y por qué fue utilizado como destino de peregrinaje.

El Santuario Arqueológico de Pachacamac se encuentra ubicado en la margen derecha del río Lurín, a 30 minutos al sur de la ciudad de Lima y contiene, los restos de diversos edificios que datan desde el periodo Intermedio Temprano (200 – 600 dC), hasta el periodo Horizonte Tardío (1476 – 1532 dC), siendo los edificios del periodo Inca (1450 – 1532) los mejor conservados.

DCIM\100MEDIA\DJI_0664.JPG

El santuario arqueológico de Pachacamac, tuvo una ocupación continua de más de 1200 años y después de la conquista Inca, alrededor del año 1470 dC, se convirtió en uno de los tres principales adoratorios del imperio y al parecer, el más importante centro de peregrinación de la costa. Su prestigio se debió a que era considerado el lugar de residencia de Pachacamac, un acertado oráculo, que aparte de controlar los movimientos sísmicos, tenía una gran capacidad para dar predicciones.

DCIM\100MEDIA\DJI_0677.JPG

A la llegada de los conquistadores españoles en 1532, el santuario se encontraba en pleno apogeo, Pachacamac gozaba de fama en todo el Imperio Inca, por lo que congregaba a peregrinos venidos de lugares distantes a consultar al oráculo. La fama e influencia del oráculo entre los gobernantes incas, fueron razones por las cuales se constituyó en uno de los primeros centros ceremoniales destruidos por los conquistadores españoles. Según datos históricos, tras la captura del Inca Atahualpa en Cajamarca, fueron enviados a recuperar las riquezas a este centro ceremonial un grupo de catorce jinetes y nueve peones al mando de Hernando Pizarro, con la finalidad de tomar el oro y plata ofrecidos por el Inca a cambio de su libertad. Los conquistadores españoles llegaron al santuario tras una larga travesía, en la que recorrieron por primera vez, la sierra norte y la costa central del Perú. Hernando Pizarro llegó hasta la cámara donde residía el ídolo que representaba a la deidad de Pachacamac y lo destruyó.

Museo Pachacamac

En 1938 se encontró en este complejo arqueológico un ídolo de madera de 2.5 metros de alto, aproximadamente, que supuestamente estaba en lo alto del Templo del Sol de Pachacamac y representaba al dios llamado del mismo nombre. Por décadas, los investigadores han debatido si el ídolo de madera que enfureció al conquistador Hernando Pizarro, que asoció con el demonio y destruyó, es el mismo, bueno, una nueva investigación sugiere que el ídolo realmente sobrevivió a la conquista española y es este.

Las primeras excavaciones arqueológicas de carácter científico en Pachacamac fueron llevadas a cabo por el arqueólogo alemán Max Uhle en 1897 y se concentraron en dos edificios a los que se denominó Templo del Sol y Templo de la Luna (Acllahuasi). Sobre estos estudios, Uhle publicó en 1903 la magnífica obra titulada “Pachacamac”, que fue muy elogiada en su momento y todavía se utiliza como texto básico para el estudio de la arqueología sudamericana. Uhle fue el primero en notar en las cerámicas, textiles y otros artefactos desenterrados, iconografías propias de la cultura Huari.


El recorrido del sitio arqueológico de Pachacamac de acuerdo al mapa es como sigue:

  1. Conjunto de adobitos
  2. Acllawasi
  3. Pirámide con rampa 1
  4. Pirámide con rampa 2
  5. Palacio de Tauri Chumpi
  6. Templo viejo
  7. Templo pintado
  8. Plaza de los peregrinos
  9. Templo del sol

El Conjunto de Adobitos, es la construcción más antigua del lugar. Investigaciones realizadas en el sitio, muestran que el primer auge constructivo se dio durante la ocupación Ychsma (1100 – 1470 dC), por lo que es posible que existan cubiertas, estructuras de culturas anteriores a la Ychsma, como la cultura Lima (200 – 600 dC) o a la cultura Huari (600 – 1200 dC).


El Acllawasi (Acllahuasi), es también llamado Santuario de la Pachamama, Max Uhle lo denominó Templo de la Luna, mientras que el arqueólogo peruano Julio C. Tello, lo llamó Mamaconas (la suma sacerdotisa que instruía y vigilaba a las Acllas). Es una de las edificaciones más conservadas del Santuario arqueológico de Pachacamac y está compuesto por tres secciones, las cuales constan de galerías, escaleras, recintos y patios grandes. Según los historiadores tuvo una función ceremonial y pertenece a la época incaica.

Los Acllahuasi, del quechua “Casa de las Escogidas”, eran edificios residenciales para las “Acllas”, grupos de mujeres especializadas en actividades productivas, particularmente en la textilería y preparación de chicha y que estaban obligadas a prestar servicios laborales al estado. Estos edificios, se encontraban distribuidos en todos los centros provinciales del Tahuantinsuyo. Las madres las llevan ahí antes de su menstruación para que sean educadas, evaluadas tanto física como mentalmente, ya que iban a ser llamadas hijas de dios y otras, llegarían a convertirse en esposas de los incas.

PIRAMIDE CON RAMPA 1

Las Pirámides con Rampa eran construcciones monumentales que funcionaban como centros administrativos o posibles palacios y se los ha datado entre el 900 – 1400 dC. Se han identificado dieciséis de estas pirámides dentro del santuario, e investigaciones revelan, que la mayoría de estas pirámides con rampa fueron construidas durante el periodo Ychsma (1100 – 1470 dC). Estas pirámides con rampa son edificios elevados compuestos por varias plataformas superpuestas, el cual se accede mediante una rampa central ubicada al frente de un gran patio. El edificio contiene depósitos hundidos, espacios cercados, almacenes y caminos epimurales.

Ocho de las dieciséis pirámides con rampa, están interconectadas por la calles Norte-Sur (tramo norte) y Este-Oeste (tramo este). Durante la ocupación Inca, todos los accesos a las PCR aledañas al tramo norte de la calle Norte-Sur fueron clausurados. Excavaciones en el tramo norte, permitieron afirmar que esta remodelación obedeció a un proceso de reorganización del espacio que debió ser planificado y que no estaba relacionado con la implementación de una nueva ruta para acceder a la Plaza de los Peregrinos.

La Calle Norte-Sur está a un costado de la Pirámide con Rampa 1 y como que no se le ha dado la importancia que se merece, ya que este acceso, era el final de la ruta del Qhapaq Ñan o Camino Inca en la ruta de peregrinación desde Xauxa (Jauja) hasta Pachacamac.

La red vial del Tahuantinsuyo, en quechua Qhapaq Ñan o Inka Naani, fue un sistema de caminos a lo largo y ancho de todo el imperio del Tahuantinsuyo. En idioma quechua, Qhapaq Ñan significa “Camino del Señor” y permitió el control económico y político en todo el imperio. Al mismo tiempo, esta red vial desarrolló la integración, el intercambio y movilización de diversos productos, la transmisión de valores culturales, el acceso a los diferentes santuarios incaicos y obviamente, sirvió como símbolo del poder imperial cusqueño y de su expansión a lo largo de la geografía sudamericana, que incluyó seis países andinos actuales: Ecuador, Perú, Bolivia, Argentina y Chile.

En el año 2014, la UNESCO proclama seis tramos del Qhapaq Ñan Patrimonio de la Humanidad y uno de los seis es el tramo Xauxa (Jauja) – Pachacamac. Si desean conocer un poco más sobre el camino Inca, pueden entrar al blog que hice al respecto.

https://wordpress.com/post/viajesyescapadas.blog/8469

El Palacio de Tauri Chumpi es un complejo arquitectónico que se asienta sobre un promontorio rocoso, hacia el norte, considerado como la residencia de Tauri Chumpi o Taurichumbi, el curaca o gobernador inca de Pachacamac al producirse la llegada de los españoles. Fue precisamente Tauri Chumpi quien recibió a Hernando Pizarro y su pequeña hueste en 1533.

El Palacio fue construido de adobes y piedras y dispuesto en dos sectores principales, un patio de acceso con una gran plataforma, probablemente de uso público, y una serie de recintos de uso restringido, donde destaca una plataforma finamente elaborada. El sitio también fue utilizado durante el periodo Colonial, ya que vasijas elaboradas con torno y con decoración vidriada, propia de los primeros tiempos de la Colonia, han sido encontradas en el lugar.

Los estudios del museo de Pachacamac y del proyecto Qhapaq Ñan, sostienen que este recinto se extiende unos 22 metros cuadrados más hacia el noroeste, con evidencias de muros y áreas aún sin excavar, pero debido a la creación de asentamientos humanos en sus cercanías, no se ha podido continuar con las excavaciones.

Templo Viejo

El Templo Viejo, llamado también el Templo de Pachacamac o Templo primigenio. Es la más antigua edificación del conjunto. Actualmente se halla muy destruida, aunque todavía quedan restos de sus muros de contención. Está asentado sobre un promontorio rocoso y se caracteriza por el uso masivo de pequeño ladrillos de adobe crudo (secados al sol), estilo que lo permite ubicar cronológicamente en el periodo Intermedio Temprano, bajo la influencia de la Cultura Lima (200 – 600 dC).

El Templo Pintado, también conocido como Templo de Pachacamac, es una pirámide escalonada de unos 100 metros de largo por unos 50 metros de ancho. Al igual que otros edificios, su base es de piedra y sus estructuras superiores de adobe, enlucidos todo con una capa fina de barro. Se llega a su cima por un camino en zigzag que asciende por medio de largas rampas, en donde hay dos patios grandes. En tres de sus lados se distinguen nueve terrazas o más bien escalones, algo curvos y de casi un metro de altura.

Estas terrazas tenían originalmente sus paredes pintadas en rojo y algunos de sus sectores presentaban figuras multicolores que representaban personas, peces, animales marinos y plantas en rosado, amarillo y azul verdoso. Estas pinturas, descubiertas en 1938, están actualmente degradadas o borradas del todo. Por el estilo de sus pinturas se puede ubicar a este santuario en la época de la influencia Tiahuanaco-Huari (650-900 dC).

DCIM\100GOPRO\GOPR8917.JPG

La Plaza de los Peregrinos es un gran espacio rectangular nivelado, al frente del lado oeste del Templo del Sol. Es de la época Inca (1450 dC) y presumiblemente servía de antesala de los peregrinos que iban a consultar el oráculo de Pachacamac. Se extiende unos 300 metros, contaba con murallas e incluía un asiento o trono (ushnu). Se observa también los fundamentos de una doble hilera de columnas, que recorren por el centro y los lados de la cancha, la misma que pudo servir como sostén de un techo o cubierta liviana, tal vez de totora (junco).

DCIM\100GOPRO\GOPR8920.JPG

Se observa una tercera hilera de columnas en dirección al Templo del Sol.

Camino hacia el Templo del Sol
DCIM\100GOPRO\GOPR8890.JPG

El Templo del Sol es la edificación más grande y mejor conservada de Pachacamac. Se levanta sobre una loma rocosa de 40 metros de altura, muy cerca del mar y desde donde se puede dominar todo el complejo. Fue construido por los incas alrededor de 1450 dC. como santuario del dios Sol, la divinidad oficial del Tahuantinsuyo. Está constituida por cinco plataformas superpuestas, que en conjunto conforman una pirámide trunca.

Templo del Sol

Sus bases están constituidas mayormente por muros de piedra canteada, el resto del edificio está construido con grandes adobes, unidos con argamasa de barro. Tanto las piedras como los adobes estaban enlucidos con capas de tierra fina, con evidencias de haber estado pintado en toda su extensión con color escarlata o bermellón intenso.

En el frontis occidental que da al mar, se distinguen una fila de hornacinas trapezoidales, de inconfundible estilo incaico.

Este fue el templo que los españoles, comandados por Hernando Pizarro, profanaron en enero de 1533, según relato del cronista Miguel de Estete. Los españoles, que andaban en busca de oro y plata, subieron a la cima de la pirámide, donde se guardaba dentro de una bóveda pequeña, el ídolo del dios Pachacamac, tallado en madera, el cual fue sacado y destruido. El suceso conmovió a los nativos, quienes temieron una catástrofe como castigo, sin embargo nada ocurrió. A partir de entonces, los sacerdotes españoles se esforzaron en destruir todo lo que ellos llamaban “idolatrías,” o lo que no estaba enmarcado dentro de los cánones católicos.

El sitio arqueológico de Pachacamac abre solo los martes, jueves y sábados (debido a la pandemia) de 10 am a 3 pm previa cita online http://bit.ly/MSPAC_SolicitudVisita. La entrada al sitio arqueológico durante este tiempo es totalmente gratis y tiene aforo limitado, la entrada al museo está cerrada. Para mayor información, pueden consultar su página web http://pachacamac.cultura.pe/tu-visita/informacion-general.

Hasta la próxima escapada!

Publicado por JOSE ANTONIO

Me gusta viajar y conocer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: